OTORRINOLARINGOLOGÍA

Hipoacusia (pérdida audición)

La audiometría es una prueba que mide la sensibilidad de los órganos del oído en las diferentes frecuencias del sonido. Es bastante precisa e indica la posible causa de la pérdida auditiva ya que discrimina entre una hipoacusia (sordera) conductiva  donde el problema de audición proviene de la transmisión del sonido o vibraciones, y una hipoacusia (sordera) neurosensorial  donde la pérdida se relaciona con el sistema nervioso, lo que permite decidir el tratamiento más apropiado.

 

Tipos de pérdida auditiva o hipoacusia:

 

- La hipoacusia conductiva ocurre debido a algún problema mecánico en el oído externo o el oído medio. Es posible que los tres minúsculos huesos del oído no conduzcan el sonido hasta la cóclea o que el tímpano no vibre en respuesta al sonido.

- La hipoacusia neurosensorial se produce cuando hay un problema en el oído interno. Ocurre con mayor frecuencia cuando las células pilosas (terminales nerviosas) que transmiten el sonido a través del oído sufren alguna alteración

- La hipoacusia mixta es el resultado de tener en el mismo oído una perdida conductiva mas una perdida neurosensorial.

 

¿En qué consiste la audiometría? La audiometría es una prueba indolora, no invasiva y sin contraindicación alguna que dura aproximadamente 50 minutos y necesita de cierta colaboración por parte del paciente, ya que requiere de cierta atención por su parte. La prueba consiste en poner unos cascos al paciente y generar pitidos de diferente intensidad y tono que llegarán al oído del paciente. Éste debe avisar con una señal cada vez que oiga este pitido, identificando así con qué volumen y tono aparece el déficit auditivo. La segunda parte de la prueba consistirá en emitir palabras y frases también en diferente intensidad y tono y repetirlas.

 

Los resultados se obtienen al instante y serán interpretados por el otorrino quien recomendará el tratamiento a seguir pudiendo en algunos casos aconsejar la adaptación de una prótesis auditiva o audífono.

 

¿Cómo funciona un audífono? Los audífonos reciben el sonido a través de un micrófono, que luego convierte las ondas sonoras en señales eléctricas. El amplificador aumenta el volumen de las señales y luego envía el sonido al oído a través de un auricular. Los audífonos modernos actúan como pequeños ordenadores, proporcionando una amplificación específica para cada una de las frecuencias, según las necesidades del paciente, mejorando la capacidad para entender el habla

 

Otitis Media

Una otitis es una inflamación del oído que suele ser resultado de una disfunción en la trompa de Eustaquio,  que es un pequeño canal que conecta el oído medio con la parte trasera de la nariz y la parte superior de la garganta.

La otitis media suele ser más frecuente en niños que en adultos. Causa un intenso dolor y puede provocar una pérdida auditiva. En la infancia esto complica la adquisición del lenguaje y el aprendizaje por lo que es importante acudir al médico cuanto antes y recibir el tratamiento adecuado ya que además puede favorecer la aparición de complicaciones más graves.

 

¿Qué favorece la otitis media aguda?

El principal motivo de una otitis media es la obstrucción de la trompa de Eustaquio que se produce tras un resfriado, alergia  o infección de las vías respiratoria superiores. En estas situaciones el cuerpo produce una gran cantidad de moco que se acumula en el oído medio, produciendo bacterias que favorecen la aparición de pus provocando dolor, hinchazón, fiebre, malestar general, además de pérdida auditiva. La acumulación de moco en el oído puede producir una perforación del tímpano drenandoel pus hacia el exterior a través del canal auditivo externo y aliviando la molestia.

 

 

¿Cuáles son sus síntomas?

Algunos de estos síntomas ya los hemos mencionado. En niños pequeños la otitis se manifiesta con llanto, irritabilidad, fiebre, vómitos y supuración por el oído, es muy frecuente que el niño se lleve constantemente la mano al oído. En adultos aparecerá un dolor muy intenso, palpitaciones en los oídos taponamiento o pérdida auditiva, mareos, náuseas, vómitos, supuración y fiebre.

Tapón de cerumen

El cerumen o  cera es una sustancia amarillenta y cerosa secretada en el conducto auditivo que atrapa

el polvo, las bacterias y otros microorganismos evitando que estos causen daño al oído. 

La cera puede acumularse y bloquear el conducto auditivo externo, lo que se denomina un tapón de cera que es una de las causas más comunes de pérdida de audición.

 

Algunos factores que predisponen la aparición de los tapones de cera son los siguientes:

Edad. En personas mayores los tapones son más frecuentes y la cera es más dura

Intentos previos del paciente de extraer el tapón por si mismo

Conducto auditivo externo estrecho o retorcido

Oídos que de alguna manera generan más cerumen de lo normal

Lavarse en exceso el oído con jabón (cambiando el PH del mismo)

Uso habitual de audífonos

 

¿Extracción del tapón de cera del oído?

 

Es absolutamente desaconsejable usar cualquier tipo de método para limpiar estos tapones: bastoncillos de algodón, sprays.. ya que podemos provocar problemas de infecciones, picores e incluso perforación del tímpano. Si creemos tener un tampón de cera acudiremos al otorrino quien considerará su extracción.  

Adenoides agrandadas o Hipertrofia de Adenoides

Las adenoides o amígdalas faríngeas o vegetaciones, son tejidos linfáticos que se encuentras en las vías respiratorias altas, entre la nariz y la parte posterior de la garganta. La hipertrofia de Adenoides es una patología que supone el aumento del tamaño de las adenoides lo que produce una reducción del espacio por donde tiene que pasar el aire de la nariz a la laringe.

 

Es propia de los niños y puede ser natural, producida durante el desarrollo fetal o ser consecuencia de una inflamación crónica. Las adenoides en los niños pueden reducirse según el niño va creciendo.

 

Los síntomas más característicos son los siguientes:

 

  • Respiración bucal

  • Sequedad en la boca

  • Agrietamiento de los labios

  • Congestión nasal

  • Ronquidos

  • Alteraciones del sueño

  • Infecciones de oídos frecuentes…

 

A veces, las personas con Adenoides agrandadas no presentan síntomas por lo que el tratamiento no es requerido.

Cuando sí existe la necesidad de tratar este problema, el primer tratamiento es a través de antibióticos en el caso que exista infección.

El otorrinolaringólogo valorará la extirpación de las Adenoides, intervención que recibe el nombre de Adenoidectomía que es una operación realizada con anestesia general en la que el cirujano extirpa el exceso de tejido. 

Sinusitis

La sinusitis, o rinosinusitis, es una respuesta inflamatoria de los senos paranasales que puede tener como causa una infección por agentes bacterianos, virus, hongos o un cuadro alérgico.

Los senos paranasales, son unos espacios llenos de aire que tenemos a ambos lados de la nariz. En total tenemos 8 senos paranasales y se localizan el la frente, huesos de la nariz, mejillas y ojos. Lo normal es que  el aire y el moco pueden circular con normalidad a través de ellos y el problema aparece cuando esto no es posible porque los senos se ven bloqueados; tabique desviado, pólipos… o acumulan un exceso de moco, situación que hace propicia la aparición de bacterias y microorganismos.

 

Síntomas:

 

  • Rinorrea o secreción por la nariz

  • Obstrucción nasal

  • Dolor facial: Hiposmia o Anosmia

  • Tos

  • Fiebre

  • Fatiga

  • Dolor dentario

  • Halitosis

Amigdalitis

Las amígdalas situadas a cada lado de la entrada de la faringe, también llamadas tonsilas, son tejido linfático que generan anticuerpos y cuya función es la de proteger a las vías respiratorias de bacterias y otros gérmenes. Las amígdalas van creciendo con la edad y al mismo tiempo su función protectora. La amigdalitis consiste en una inflamación (hinchazón) de las amígdalas por una infección viral o bacteriana.

Una amigdalitis aguda que se repite con frecuencia puede derivar en una amigdalitis crónica. Las causas de una amigdalitis crónica (tonsilitis crónica) se hallan en una infección constante del tejido amigdalino que produce una infección permanente.

 

Algunos síntomas de la amigdalitis son:

 

  • Dificultad para tragar

  • Dolor de oídos

  • Fiebre y malestar general

  • Dolor de garganta

  • Sensibilidad en la garganta  

  • Tos

  • Afonía

 

A veces ocurre que un  tamaño exagerado de las amígdalas dificulta el  paso normal del aire a las vías produciendo trastornos respiratorios, crisis de apnea, despertares nocturnos… 

*Esta web no sustituye en ningún caso a una recomendación profesional, si tiene cualquier duda consulte a su médico

value. quality care. convenience.